• lacasacomun

Alfredo Castro sobre Tengo Miedo, Torero de Pedro Lemebel


Cuando Pablo Larraín estaba partiendo, llegó a la Berlinale en el 2008, donde se presentaron extractos de su segunda película, "Tony Manero", protagonizada por el actor, dramaturgo y director de teatro chileno Alfredo Castro, donde representó a un desenfrenado, empobrecido y decadente imitador del personaje de John Travolta en "Fiebre de Sábado por la Noche".


Como un símbolo de la alienación cultural, el personaje de Castro practica sus pasos de baile de música disco mientras los tanques de Augusto Pinochet retumban por las calles de Santiago de Chile, reprimiendo a cualquier oposición.


Durante la siguiente década, desde “Tony Manero” hasta "El Club" estrenada el 2015, el cineasta Pablo Larrain se aferró al mástil de Castro, dándole el papel principal en "Post Mortem" y secundarios en "No" y "El Club", esta última, el pasaporte del director a la cinematografía en inglés , ya que Natalie Portman aceptó estelarizar "Jackie" luego de verla.

Como actor, los poderes de transformación de Castro son evidentes, desde su papel como asistente forense en "Post Mortem", hasta el taquillero jefe de de Gael García Bernal en una agencia de publicidad en "No", a un sacerdote pederasta que todavía justifica sus depredaciones en "El Club".


Castro, ganador del León de Oro de Venecia por "Desde Allá", suele aportar un sentido de empatía y humanidad a sus personajes, a veces más allá de las normas sociales. Busca lograrlo nuevamente con su protagónico en "Tengo Miedo, Torero", uno de los estrenos más grandes en Chile, y la adaptación cinematográfica de la única novela de Pedro Lemebel (quizás el escritor más transgresor políticamente emergido en los últimos años del Chile de Pinochet).


En la película, ambientada en 1986, Castro interpreta a La Loca del Frente, una travesti envejecida, solitaria, locuaz y escuálida que vive en un barrio pobre de Santiago y se enamora de un miembro de la resistencia armada.


Alfredo Castro presenta una metamorfosis grande y multifacética en la novela, donde la reina de la esquina muestra múltiples roles, un icónico mártir del amor. Como dice La Loca en el primer trailer de la película, lanzado el viernes pasado por la productora principal Forastero, "Yo no tengo amigos, cariño, tengo amores".


El actor habló con Variety en la víspera de Cannes, donde se presentó "Tengo Miedo, Torero" en un evento del “Marché du film” (mercado de productores) el lunes.


¿Podrías hablar un poco sobre la importancia de Lemebel en un contexto político y cultural?

En mi vida en el escenario chileno es fundamental. No solo se presenta como una figura gay clave y disruptiva, sino que en los años 80 desempeñó un rol político participativo, crítico y subversivo, como su obra continúa haciéndolo hoy. Muchas veces sólo es visto por su personalidad excéntrica, pero Lemebel sufrió persecución y discriminación, que logró subvertir con su creatividad e imponer su punto de vista a través de la escritura. Se insertó en el movimiento político chileno de los años 80, consciente de no sólo reducirse a su sexualidad.


¿Cómo llegaste a este papel?

Hace 15 años, o más, no recuerdo, Pedro me encontró en un bar de Santiago para decirme en persona que quería que yo interpretara el papel de "la Loca del Frente" y que no había nadie más que él quisiera. Eso fue importante porque no es como si él y yo fuéramos amigos. Nos habíamos cruzado, pero no éramos cercanos. Creo que es importante señalar que mi personaje no es Pedro. El libro tiene partes autobiográficas, pero el libro no es Pedro, y Pedro no es el libro.


Has interpretado muchos papeles difíciles antes. ¿Fue este un desafío particular?

Fue extremadamente difícil porque la frontera entre la realidad y la ficción era delicada. Tuve una larga conversación con un amigo cercano de Pedro, y le pregunté si debía hablar como si estuviera imitando a una mujer, y si debería usar un lenguaje grosero u ofensivo. Dijo que Pedro no lo habría tolerado porque era muy culto, refinado, y la novela no usa ese tipo de lenguaje. Además, muchas personas suponen que "La Loca del Frente" es Pedro, pero ese no es el caso. En el libro, es una mujer delgada, en los huesos, con muy poco cabello mal teñido y le faltan dientes. Ese no es Pedro. Entonces les pedí que me tiñeran el pelo, que lo arruinaran, y pasé seis semanas como esta mujer.


Una vez alguien dijo que todas las películas se pueden resumir en una frase. ¿Cuál sería para esta película?

Hay dos. La primera es de la película y del libro, "No tengo amigos, cariño, tengo amores", y la otra dice mucho sobre Pedro, "Cuando haya una revolución que incluya a las locas, avísame y seré el primero ahí". Dice mucho sobre lo solo que estaba en su pelea en ese momento y su incapacidad para encontrar un gran amor. Los movimientos sociales de hoy avanzan hacia una mayor inclusión, Pedro anticipó esto a través de su radicalidad en la que se enfocó política y amorosamente, pero a menudo estaba solo en su lucha. Afortunadamente, hoy hay una posibilidad para el sueño de Pedro de una revolución inclusiva.


Entrevista original publicada en Variety.com Traducida por Equipo La Casa Común

¡Gracias por venir!

Fundación La Casa Común

puertasabiertas@lacasacomun.cl

  • Twitter Icono blanco
  • Blanca Facebook Icono
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco