• lacasacomun

¿Por qué los escaños reservados para los pueblos originarios es tan importante?

Actualizado: hace 4 días

Por Francisco Contreras Munizaga, Gestor de contenidos y proyectos La Casa Común.


Los escaños reservados no son una práctica ajena a las democracias representativas, ya que se asegura representación pero éstos deben competir electoralmente de todas formas. Se suele realizar con grupos subrepresentados o invisibilizados históricamente.


1) Los pueblos originarios NO son un grupo de interés.

A diferencia de lo que han planteado algunos actores conservadores, los grupos étnicos o pueblos indígenas se caracterizan por tener identidades colectivas diferentes y culturalmente diversas, por lo que se busca que la convención sea una “representación espejo” del 12,8% que se auto-identifica con alguno de éstos.


2) Postergación histórica.

Nunca, en nuestra historia, un texto constitucional los ha reconocido, ni siquiera mencionado. De hecho, Chile es casi el único país de la región en esta situación. Esta sería la primera vez que se les incluye, efectivamente, en deliberación política y toma de decisiones.


3) Plurinacionalidad: estamos hablando de culturas.

Reconocer a múltiples naciones en Chile, implicaría generar relaciones de intercambio igualitarias entre grupos culturales diferentes. Esto, con la posibilidad de rescatar para el nuevo Chile elementos presentes en la cosmovisión de estos pueblos como la armonía con el medio ambiente o mecanismos de democracia directa. Excluirlos del próximo acuerdo social sería un nuevo error.


4) Desigualdad ineludible

El sólo hecho de ser indígena significa poseer una acumulación de desventajas inmerecidas, de manera histórica. Situación que nos remonta a la invasión española y posteriormente el violento sometimiento del Estado chileno, no hace más que obstaculizar la consagración de estos grupos como plenos sujetos de derechos, es decir, la cancha siempre ha estado cuesta arriba para ellos.


5) Derecho a ser ellos mismos

Dentro de los derechos humanos, se encuentra la autodeterminación de los pueblos, es decir, poder decidir cómo vivir según sus propias culturas. Actualmente, la institucionalidad chilena no se los permite, pese a estar en varios tratados internacionales que Chile ha firmado y ratificado. Reconocer su existencia previa a la organización del Estado permitiría progresar hacia estos principios.


¿Te gustó este contenido? Casa Común se financia por personas como tú que aportan para seguir informando y generando contenidos ¡Hazte soci@ para seguir construyendo el nuevo Chile!

41 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Fundación La Casa Común

puertasabiertas@lacasacomun.cl